viernes, 1 de abril de 2011

Bienes Muebles Iglesia de Melegís (I)

En el despacho del cura, restaurando el Cristo del Perú
   
           Sobresalen por su valor histórico-artístico, los bienes muebles. En ellos encontramos destacadas piezas escultóricas, insertadas la mayoría de ellas en su respectivo retablo.
            Conforme a lo previsto en el artículo 27 de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, se señalaron los bienes muebles contenidos en el inmueble que se reconocen como parte esencial de su historia. Y es de estos bienes inmuebles principalmente de los que vamos hablar, que se irán redactando en los sucesivos artículos que tengo preparados.


            CAPILLA DE SAN FRANCISCO DE PAULA

            La Capilla de San Francisco de Paula  está ubicada, en la zona central de la nave principal, en el lado del muro del Evangelio.
            Esta capilla se hizo en 1791 con la licencia y a expensas de D. Baltasar Sevilla Sáenz- Diente beneficiado de esta Iglesia y juntamente en el mismo año se constituyo la Capellanía de misa de once que se celebraba los días festivos, donde se enseñaba la doctrina cristiana y se rezaba el santísimo rosario.
            Bajo esta capilla existe un panteón particular de los Sáenz- Diente, donde consta enterrados en tres nichos D. Manuel Sáenz – Diente y Romero, su esposa Dª. Francisca de Espada y Blanca y su cuñado D. Manuel Espada y Blanca.
            En la lápida de D. Manuel Sáenz- Diente y Romero, consta la siguiente leyenda: “Aquí yace el cadáver de D. Manuel Sáenz- Diente, natural y vecino del lugar de Melegís, que falleció el día 28 de julio de 1846 a los 50 años de edad. Y su viuda, hermanos y parientes suplican le encomienden a Dios. R.I.P.”
            D. Manuel falleció en Granada el día 28 de julio de 1846 en la demarcación de la parroquia de Nuestra Señora de las Angustias en donde se hizo el sepelio el mismo día de su muerte y en la que obra la partida de su defunción, otorgó testamento el 20-12-1933, y dispuso se dijesen por su alma cien misas a  cinco reales. Nombró albaceas a Dª. Francisca Espada y a D. José Rafael Sáenz- Diente, D. Manuel Espada Sáenz- Diente y D. José Espada y Blanca.
            En la lápida de Dª. Francisca consta la siguiente leyenda:
            “R.I.P. Aquí yace el cadáver de la Señora Dª. Francisca de Paula Espada y Blanca. Falleció a los 58 años, el 24 de septiembre de 1854, los hermanos y sobrinos suplican que la encomienden a Dios”.
            Dª. Francisca era natural de Restábal y vecina de Melegís. Se dijeron mil misas por su alma a 5 reales cada una, legó a las forzadas de Jerusalén 4000 reales por una vez. Falleció en Granada capital.
            En la lápida de D. Manuel Espada, consta la siguiente leyenda:
            “Aquí yace el Sr. D. Manuel Espada y Blanca, juez de 1ª. Instancia que fue de varios juzgados de la nación, falleció el 23 de noviembre de 1879 a los 70 años de edad. Sus sobrinos le dedican este recuerdo”.
            Hermano de la anterior, D. Manuel Espada, murió soltero, natural de Melegís, fue abogado de los Tribunales de la nación y posteriormente Juez de Primera Instancia del Distrito de Santa Fe, Cazalla y  Purchena. Hijo de José Espada Saenz- Diente y de Petronila de la Blanca y Mayo. No murió a los 70 años, como pone en su lápida, sino que murió a los 73 años como consta en su partida de defunción. Murió de hidropesía. Enfermedad caracterizada por derrame y acumulación de líquido en determinadas cavidades del cuerpo.



            Retablo de la Virgen del Rosario

         De madera, pan de oro y pigmentos. Tallado, ensamblado, dorado y policromado. De 3,30 m. de alto por 2,75 m. de ancho por 0,50 m. de fondo. Del siglo XVIII. Estilo neoclásico. Ubicado en la capilla lateral llamada de San Francisco de Paula, en el lado del Evangelio.
            El retablo integra normalmente en su hornacina central, la Escultura de la Virgen del Rosario. Aunque esta se lleva colocando un tiempo en el primer cuerpo del retablo de San Juan Evangelista, habiendo colocado en su lugar a San Francisco de Paula. Atribuida la talla al escultor Alonso de Mena. Realizada a madera, pan de oro y pigmentos. De técnica muy refinada está tallada, dorada, policromada y estofada. De 1,10 m. de alto por  0,40 m. de ancho por 0,30 metros  de profundidad. Data de la primera mitad del siglo XVII, de estilo barroco.
            Restaurada por Sánchez Mesa.
            Las fiestas  de la Virgen del Rosario se lograron recuperar hace unos años que junto con la Fiesta de la Candelaria, tienen en común que en ambas se realiza el canto de nuestra salve.
            Por la tarde, la procesión llega hasta la Plaza del antiguo Ayuntamiento, en donde se canta la Salve a la Virgen.
           
            La Virgen del Rosario y San José salen todos los años en procesión en febrero, el día de la Candelaria en Melegís, con una misa especial y procesión que recorre las principales calles del pueblo. La Virgen María sale con el niño y San José con dos pichones en un cesto, emulando el pasaje del evangelio en el que ambos fueron a presentar a Jesús al Templo. En la plaza del antiguo Ayuntamiento se canta la salve de Melegís a la Virgen. Primero cantan las mujeres una estrofa, y a continuación la repiten los hombres. El canto de las mujeres parte de la emoción y devoción de sus corazones, el canto de los hombres de su fuerza y de su orgullo. Tonalidades altas y graves se suceden en un continuo ruego a la Virgen. Algunos autores han visto en esto, una tradición fruto de la antigua especialización del trabajo por sexos en una economía que antes era más tradicional, y a la que llaman “división sexual del trabajo llevada a la música”.
            Dios te salve Virgen Bella,
            Dios te salve Blanca Paloma,
            Oliva Verde, Virgen Pura,
            Líbranos de nuestras cadenas
            En este Valle de hermosura extrema.

           

            Cristo en la Cruz

         Atribuido a Pablo de Rojas. Llamado Cristo del Perú. Realizado en madera, pan de oro y pigmentos. Con una técnica de tallado, policromado y dorado. De 1,50 m. de alto por 1,40m. Data entre 1581 a 1607. De estilo manierista. Ubicado en la capilla lateral, lado del Evangelio.
            Este cristo salía en procesión en los años cincuenta y dejó de sacarse porque se encontraba bastante deteriorado. Actualmente este cristo se encuentra en restauración.

            CAPILLA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

            Retablo del Sagrado Corazón de Jesús

         De madera tallada, ensamblada, dorada con pan de oro y policromada con pigmentos. De 2,50 m. de alto por 1,80 m. de ancho por 0,40 m. de fondo. Del siglo XIX, de estilo neoclásico. Ubicado  en la capilla lateral, lado de la Epístola.
Integrando este retablo en su parte central se encuentra la figura del Sagrado Corazón de Jesús.  Esta imagen se bendijo y se llevó a cabo su pública entronización el día 24 de septiembre de 1919. En los actos realizados este día se consagro el vecindario de Melegís al divino corazón, celebrándose con gran solemnidad y concurso de gente. Siendo alcalde de este pueblo D. Antonio María del Castillo Rodríguez, siendo cura  párroco D. Eduardo Rebollo Aranda y Juez Municipal D. Manuel Contreras Molino.
Fue consagrada y completamente restaurada por los fervientes católicos D. Emilio Castro y Almendros y su esposa Dª. Trinidad Aparicio y Aranda, que además tomaron parte en la adquisición de la imagen.
            El Alcalde D. Antonio María del Castillo Rodríguez, era natural de Melegís, casado con Dª. Práxedes Palma Pérez. Hijo de D. Manuel del Castillo y Espada y de Dª. Adelaida Rodríguez Ladrón de Guevara. Murió a los 55 años edad el 15 de julio de 1932. Tuvo cuatro hijos: Urbano, Álvaro,  Adela y Jesús.
A la entrada de la capilla del Sagrado Corazón de Jesús se encuentra en el suelo una lápida, donde descansan los restos de D. Eduardo Rebollo Aranda, cura párroco de Melegís y encargado de Restábal, desde el dos de febrero de 1915 que dijo su primera misa en Melegís hasta el 17 de noviembre de 1945.  Murió el veinte de enero de 1946. Natural de Almería, murió a la edad de 76 años. Hijo de D. Francisco Rebollo Fernández y de Dª. María Rosa Aranda Mesa. El médico D. José García Espín, certifico su muerte, murió de congestión cerebral. Se le dio sepultura en la iglesia por voto general del pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario