jueves, 7 de abril de 2011

Un feliz y anaranjado día de fiesta. Fiesta de la Naranja año 2003.

Arando con yunta
l Sábado día 5 de abril de 2003 subimos al Calvario de Restábal.  Un barrio de casas abandonadas hace ya años, por no haber ni agua ni luz, y en la que actualmente solamente vive un habitante. Estuvimos viendo un Arco del Triunfo y una Ermita que se construyeron hace unos tres años. Desde aquí se divisan unas vistas paradisíacas. Desde El Calvario subimos a las inmediaciones de la Cueva de Los Moros de Restábal, donde tuvo lugar una exhibición de arado con yunta a cargo de José Palomino Márquez, donde todos los visitantes que quisieron pudieron coger las manceras del arado e intentar mantener el mismo sin salirse del surco marcado removiendo la tierra y intentando a la misma vez que los mulos no se fueran para uno u otro lado. Unas chicas que habían venido de Madrid estuvieron probando suerte, aunque el arado se les salió pronto de la besana.
           E
 A continuación pasamos al Castillo de Restábal situado a unos 50 metros de donde estaban las bestias arando, en una plataforma situada a unos 700 metros del nivel del mar y desde donde se podían divisar parte de los pueblos de Albuñuelas y Saleres, Restábal, Melegís, Murchas, Talará, Chite, parte de Béznar y el Pantano del mismo nombre. Carlos González Presidente  de la Asociación Iqlim Laysar guió la visita al mismo. Estuvo explicando como el Castillo respondía a un proyecto común de reforzamiento militar  llevado a cabo por los nazaríes en tiempos de Yusuf I o, sobre todo, de su hijo Muhammad V.  Desempeño el cometido de punto de control de paso para todos los que desearan viajar entre el Valle de Lecrín y la Costa Granadina. Se apreciaban fragmentos de lo que debió ser una muralla. El Aljibe es el único espacio bien conservado. Su planta de dimensiones rectangulares configuradas por 4 naves, cubiertas todas ellas por bóvedas de medio cañón y divididas a su vez, sostenidas por arcos de herradura. Encontramos alrededor del perímetro que ocupó toda la zona del castillo diversas piezas de cerámica. El estado de conservación general es malo, al estar abandonado, cubierto de vegetación y ocupado en parte por una plantación de almendros, careciendo de un nivel de protección y de declaración específica. Habría que presentar un estudio ante la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía y proceder a su urgente restauración, así como a la excavación de la zona, en la que sin duda debe de haber importantes yacimientos arqueológicos.
Desde El Aljibe bajamos a Melegís, donde ya había comenzado a celebrarse la Fiesta de la naranja de este año. Subiendo el Barrio Hondillo lo primero que nos encontramos delante de la Araucaria de la Puerta de la Iglesia fue el puesto del panadero Alfredo Molino en el que además de pan tenía una gran cantidad de tortas de chicharrones, que por ciento se vendieron todas, y que como el mismo dice: “Si quieres vivir feliz come pan y tortas de Alfredo de Melegís”.

Fiesta de la Naranja 2003
A continuación nos encontramos un puesto donde se vendía y exponía la artesanía típica de esparto de la zona y además se vendían los típicos Hornazos con su huevo cocido dentro, tortas de chicharrones, Tortas de Cabello de Ángel, Saladillas, Pan de Naranja, bollos de aceite y roscas todos ellos hechos en el horno de leña de Enrique Palma de Melegís. También se vendieron barretas con miel, botellas grandes y pequeñas de licores caseros hechos por la gente de El Valle, e incluso el licor se podía comprar por chupitos a  un euro cada uno.
En la explanada mayor de la puerta de la Iglesia hubo degustación gratuita de remojón de naranja, migas, habas verdes tiernas,  gazpacho de limón y zumo de naranja. Como novedad este año para degustar las migas había que comprar un cuenco de cerámica que valía tres euros y el cual se podía llenar tantas veces como se quisiera. Al igual paso con el zumo de naranja para el cual se vendía unas jarras grandes a seis euros o unas jarras pequeñas a tres euros. La cerveza y el vino de verano se vendió a precios módicos.
Se consumieron 100 kilos de harina para todas las migas que se repartieron entre todos los asistentes y todo gracias al esfuerzo de las mujeres voluntarias del Valle que colaboraron elaborando múltiples sartenes de migas que como se sabe hay que estar moviendo continuamente hasta su realización, nada más apetitoso con las migas que un buen gazpacho de limón, del que se hicieron también cantidades ingentes.
Este año hubo mucha mayor afluencia de gente a esta ya IV Feria de la Naranja a la que también acompaño el espléndido sol  y temperatura que hizo.
A la una treinta tuvo lugar la primera visita guiada a la Iglesia de Melegís, donde dicho sea de paso el pasado 4 de febrero de 2003 por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía se declaró esta Iglesia de San Juan Evangelista Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento por Decreto 26/2003, así como la inclusión del mismo en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, en el que también se declaran bienes de Interés Cultural, los bienes muebles de la misma más representativos y que son los más importantes retablos, esculturas y lienzos. Aprovechando esta visita guiada subí al campanario de la Iglesia con Francisco Saez y unas amigas suyas del Padul, Magdalena, Loli y Ana Belén, desde allí por una de sus ventanas se veía todo Restábal y desde las otras un bello paisaje de  casas y  de árboles. El Campanario se encuentra en lamentable estado, con desprendimientos notables,  así como el resto de la Iglesia y estamos esperando que empiecen pronto las obras de restauración antes de que sea demasiado tarde.

Fiesta de la Naranja desde el campanario de la Iglesia

            Toda la fiesta estuvo amenizada  por música y karaoke que corrió a cargo del Ayuntamiento y que fue organizado  por Antonio Ruiz natural de Melegís, distribuidor de bebidas, que montó un gran escenario en la Puerta de la Iglesia y que no era ni más ni menos que el remolque de un trailer, en el que se adaptaron a su techo los focos y que acabo resultando impresionante. Toda la tarde se repitieron sin cesar las canciones de karaoke para aquellos que quisieron salir al escenario a cantar y los que gustaron de escuchar.
            Pasadas las nueve de la noche se procedió a la entrega de premios de los Concursos celebrados a lo largo de la semana coincidiendo con la Primera Feria del Cítrico en El Valle. El primer premio de fotografía fue para Antonio González Zarco. El concurso de Dibujo en la categoría Infantil fue ganado por Alba Callejas Maroto, en la categoría Primaria el ganador fue Rosario Calvente y en la Secundaría Ángel Guerrero González.
  En cuanto al Concurso Gastronómico, en cuanto al premio por Restaurantes el primer premio fue para el Mesón de los Naranjos por su Mus de Mandarina, tuvo mención especial El Restaurante Hosteco de Armilla por su plato Sardinas rellenas a la naranja. En la categoría amateurs el primer premio fue para Victoria Braido por su Flan de Naranja. La primera mención Especial fue para el  plato Papas viejos de naranja y la segunda mención especial fue a un remojón presentado por el Grupo Informador Turístico de Lanjarón.
            Después de la entrega de premios hubo un conjunto de música que estuvo tocando hasta altas horas de la madrugada que duró la fiesta.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario